miércoles, 18 de enero de 2012

Sangre azul

La expresión "sangre azul" suele adjetivar a aquellos que poseen títulos nobiliarios : si eres noble se supone por ende que la sangre azul corre por tus venas. El origen de la misma es Castilla y en un principio poseía fuertes connotaciones racistas. 
La sangre del ser humano no es azul, pero por un efecto óptico de la piel relacionado con la reflexión del rojo, vemos las venas de color azulado. Este efecto se puede reproducir en nuestros hogares. Si descongeláis carne, pescado o bien manipuláis vísceras recoged la sangre e introducidla en un tubo de cristal transparente (como por ejemplo en el envase de una muestra de perfume). Sumergid el tubo en leche lentamente y observaréis que la sangre perfectamente roja se torna de repente azul. Si hacéis el mismo experimento sumergiendo el tubo en un líquido oscuro - caldo o café - este efecto es menos evidente. Es un efecto meramente óptico ya que la sangre, la sumerjas donde la sumerjas, será siempre roja.
Se deduce por tanto que los descendientes de los hispanorromanos y visigodos poseían una tez más clara que aquellos que se habían mezclado con árabes, bereberes y judíos durante la Edad Media y eran por tanto "de sangre azul", equivalente a la "pureza de sangre" exigida durante los siglos XVI y XVII para acceder a empleos públicos o de armas en Castilla.
El término pasó a otros idiomas y en el inglés incluso indica la respectabilidad de determinadas instituciones (en ese caso se emplea "blue brick", esto es, "ladrillo azul").
La mayoría de vertebrados poseen sangre de color rojo. Esto es así porque la sangre contiene hemoglobina y en ella existe hierro, indispensable para el transporte de oxígeno hacia la células. El hierro al oxidarse se torna de color rojo y esa es la razón de la coloración de nuestro fluido vital. Otros invertebrados transportan el oxígeno utilizando una molécula llamada hemocianina. Este transporte se basa en el cobre y ello implica que la sangre de arañas, langostas y otros invertebrados sea efectivamente azul.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada